La siesta inteligente

La salud está directamente relacionada con la tríada descanso, actividad y nutrición.
El descanso, la actividad y la nutrición no son meras acciones, son necesidades sin las cuales el organismo se ve afectado hasta el extremo de peligrar la vida; por tanto reconocemos que son actos vitales (reposar, moverse y alimentarse).

La actividad favorece el descanso: Qué bien dormimos después de un día de excursión.

El descanso favorece la nutrición: tras un profundo sueño emprendemos las tareas cotidianas con entusiasmo pues la vitalidad facilita la asimilación de los nutrientes así como la comprensión de la información al estudiante.

La nutrición favorece la actividad y el descanso: una buena digestión mejora la movilidad, la precisión y eficacia en la realización de gestos y tareas; también la recuperación por el aprovechamiento del reposo.

A causa de diversos factores, como son un acelerado ritmo de vida, cada vez son menos las personas que practican la sana costumbre de la siesta (conocida también como Chi Kung o yoga mediterráneo). Tanto para movernos como para dormir y digerir, necesitamos vitalidad (energía); por ello, recomendamos la siesta inteligente conocida también como “siesta del borrego”: aliviante, renovadora y reveladora. Veamos en qué consiste este saludable hábito cuyo beneficio depende de la posición (tendido), duración (diez minutos), momento (cerca del mediodía) y condiciones (oscuridad y ausencia de estímulos).
Cuándo: antes de comer. Cómo: cómodamente tendido en la cama en completa oscuridad (lo cual facilita la relajación del nervio óptico y la secreción de melatonina, sustancia que produce nuestro cerebro para disfrutar de un profundo y reparador descanso). Más del 90% de la población no practica la siesta y muchos lo hacen ocasionalmente, en posturas incorrectas (las que oprimen nervios, arterias, conductos linfáticos o algún órgano) o inadecuadas, como tenderse con el estomago lleno (por ejercer presión sobre el corazón, producir reflujo y generar humedad en los pulmones, cosa que puede producir mucosidad y cansancio). Cuánto tiempo: por lo general diez minutos son suficientes; si bien puede prolongarse si tiene sueño atrasado.
Un descanso de calidad permite una actividad más efectiva y satisfactoria; del mismo modo que una actividad adecuada facilita un descanso más profundo, reparador y satisfactorio.

UMA Matarranya, C/ Badaluque, 11 Torre del Compte (Teruel) 978854916 - 669376263

www.umalife.com